COVID-19: FEMINORT interpone denuncia ante Inspección del Trabajo de Iquique y solo responde la SEREMI de Salud de Tarapacá.

La denuncia, interpuesta el 18 de marzo por la Federación Minera del Norte (FEMINORT), que es brazo orgánico de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) en la Región de Tarapacá, fue dirigida a la Inspección del Trabajo de Iquique y con copia a la Secretaría Regional Ministerial de Salud (SEREMI) de Tarapacá. En ella se solicitó la fiscalización y el cese de funciones de las faenas mineras de Doña Inés de Collahuasi y Teck Quebrada Blanca. Esto “con motivo de la emergencia epidemiológica que está viviendo el país”, refiriéndose particularmente al inminente riesgo de contagio por COVID-19 que viven los trabajadores mineros en la zona.

El documento, en lo principal, expone la necesidad de que dichas faenas mineras “cesen sus funciones a la brevedad, ya que son un foco de contagio latente” considerando las condiciones en que los trabajadores desempeñan sus funciones:

  • Temperaturas que llegan a los 15º bajo cero;
  • (en “paradas de planta”) habitaciones de reducido tamaño para dos e incluso cuatro trabajadores;
  • Comedores comunes que concentran a más de 500 trabajadores;
  • Traslado de trabajadores en buses para más de 40 personas;
  • La ida y venida (a las faenas) de trabajadores de diferentes ciudades, con el evidente riesgo de contagio y propagación del virus hacia todo el país;
  • Extensas jornadas laborales de 12 horas.
Denuncia interpuesta el 18 de marzo de 2020 ante la Inspección del Trabajo de Iquique.

Respuestas, hasta ahora, solo ha habido de parte de la SEREMI de Salud de Tarapacá.

En el documento recibido ayer 31 de marzo, enviado desde la SEREMI de Salud de Tarapacá, se resuelve establecer una serie de “medidas preventivas COVID-19 para los lugares de Trabajo de la región de Tarapacá”, refiriéndose básicamente al “transporte personal” y “lugares de trabajo en general”. Medidas que por cierto si se implementaran de manera efectiva ayudarían a mitigar los riesgos de contagio y propagación del COVID-19, pero según la constatación y denuncias hechas por los mismos trabajadores, estas han sido insuficientes o derechamente no se han implementado adecuadamente manteniéndose un alto e inminente riesgo salud y contagio.

Respuesta de la SEREMI de Salud de Tarapacá:
[su_image_carousel source=”media: 864,865,866,867″ limit=”30″ slides_style=”minimal” crop=”none” align=”center” max_width=”40%” autoplay=”2″ speed=”fast” image_size=”medium”]

cabe señalar que sobre la solicitud de fondo en la denuncia presentada por la FEMINORT, que se refiere al cese de funciones de las faenas mineras de Doña Inés de Collahuasi y Teck Quebrada Blanca, la SEREMI de Salud de Tarapacá no se ha manifestado.

Por otra parte, la Inspección Provincial del Trabajo de Iquique, a quién la denuncia y solicitud fue dirigida en primer término, no solo no se ha referido respecto del cese de funciones, sino que hasta la fecha no ha respondido nada.

Francisco Cabezas Cortés, Presidente de la FEMINORT y Vicepresidente de la CUT Iquique, manifestó su preocupación ante la desigual implementación de medidas de seguridad y salud para los trabajadores en la presente crisis sanitaria, indicando que “las medidas que se han adoptado para los trabajadores contratistas y subcontratistas son distintas e incluso muy inferiores en comparación a las que se han implementado para los de planta, dejando al descubierto, una vez más, la existencia de trabajadores de primera, segunda y tercera clase. Es así que como Federación mantenemos nuestra palabra, señalando que lo único efectivo para evitar una mayor cantidad de contagios y propagación del Coronavirus es el cese de faenas, tal y como solicitamos en la denuncia enviada a la Inspección del Trabajo de Iquique, tal y como lo hizo la minera Teck paralizando su proyecto de expansión Quebrada Blanca II. Con esto, y debido a la insuficiencia de las medidas adoptadas, los trabajadores y sus familias podrían tener un poco de tranquilidad”.

Para finalizar, el Presidente de la FEMINORT, llamó a las mineras a jugar un rol mas protagónico y ayudar a la comunidad, en primer lugar con el cese de las faenas y ayudando con el financiamiento de medidas que puedan paliar la crisis sanitaria en la región. Una región que, además, y como todos saben, se ve afectada con la extracción de sus recursos hídricos y minerales.